“El sustituto del azúcar”

English   French   Spanish  
T (+34) 93 786 20 08                               
Sucralín vs Estevia: por qué no hay comparación posible

Editor Sucralin

febrero 16, 2022

Sucralín vs Estevia: por qué no hay comparación posible
Compartir:

Hacía mucho tiempo que queríamos hacer este artículo. Y hemos esperado hacerlo cuando la evolución de ambos productos están más que maduros. Como podremos comprobar, no hay comparación posible, Sucralín es el claro vencedor.

Para poder transmitir veracidad y confianza, se necesita tener un nombre y un peso en el mercado. Sucralín lleva más de 10 años en el mercado, sin dejar de innovar en sus productos, utilizando las materias primas de la mayor calidad posible, y ofreciendo un producto final excepcional que, a diferencia de otros, sí ofrece lo que se explica en sus packagings. Y eso, proporciona una autoridad y un saber hacer, que le permite crecer en número de consumidores satisfechos, año tras año.

Entre las alternativas al azúcar, ha habido una gran revolución durante estos últimos 10 años, con la irrupción de los polialcoholes como el erititrol o el maltitol, que han solucionado problemas a los productos que querían eliminar el azúcar de sus recetas, pero que han traído otros problemas como por ejemplo, efectos laxantes, y no ser de origen natural.

La estevia, en cambio, sí que tenía ese origen, de origen natural, y se puso muy de moda gracias al marketing. Entre otros motivos, algunos le atribuyen propiedades terapéuticas hacia la diabetes, que es beneficioso para la circulación, la hipertensión o la inflamación de la próstata.

Pero es que, en sí, la estevia, no es un alimento, y para obtener el resultado como edulcorante, se deben tratar sus hojas, el esteviol, un aditivo de alta pureza.

Es eso lo que encontramos en los lineales de los supermercados, un aditivo más como alternativa al azúcar. Sin embargo, su ingesta diaria no es recomendable en grandes dosis, como le pasa por ejemplo al aspartamo, uno de los edulcorantes con peor reputación en el mercado.

El sabor: algo determinante

Cuando en un supermercado escoges un producto endulzado con estevia, podemos observar en su leyenda que contiene alrededor del 1% de glucósido de esteviol. Y que necesita ser mezclado con otros edulcorantes para generar un sabor agradable al paladar. Porque no nos engañemos, la estevia tiene un sabor metálico, hasta amargo, y un retrogusto que recuerda al del regaliz, por lo que no es atractiva para consumidor final.

Recordemos que en España no es legal comercializar las hojas por sí solas, aunque la regulación por internet dista mucho de ser la mejor para su control. Y es que se ha demostrado que la ingesta de las hojas directamente puede proporcionar problemas de infertilidad y de tensión arterial.

La estevia, (el esteviol) sí que es muy dulce, 300 veces más que el azúcar, y que las personas con diabetes pueden encontrar en él un sustituto a la hora de endulzar sus bebidas u otros alimentos, pero, no sustituye a la insulina, algo que, en muchas ocasiones, comercialmente no se recuerda. Y por supuesto, algo que no puede hacer es sustituir al azúcar a la hora de cocinar con él, es simplemente un edulcorante más en el mercado. En eso, la estevia queda fuera de juego como sustituto del azúcar.

Sucralín: la verdadera alternativa

El origen natural del Sucralín, (de la caña de azúcar), hace ya de por sí que el producto final tenga muchas similitudes al azúcar. Pero si tenemos que determinar porqué Sucralín es mejor que la estevia, es porque las personas con diabetes o pre-diabetes pueden sustituir el azúcar por Sucralín de manera crónica, es decir, para siempre, sin perjuicio para la salud. Ese valor, es incontestable. Pero más allá de ese argumento, lo que siempre hemos querido, es ofrecer el verdadero sustituto del azúcar, de modo que , quien dejara de tomar azúcar por Sucralín encontrase un producto que le transmitiese toda la satisfacción que le debería producir consumirlo, y podemos decir, sin miedo a equivocarnos y no parecer pretenciosos, que lo hemos conseguido.

Básicamente porque puedes utilizarlo en todo lo que necesita el azúcar como endulzante, y con éxito. Es decir, desde endulzar bebidas a cocinar las recetas más complejas de repostería, con el sabor al dulce de siempre que te sorprenderá y lo mejor de todo, con muchísimas menos calorías que el azúcar.

La equivalencia de 1 gramo de Sucralín es de 7 gramos de azúcar, ello permite utilizar muchísima menos cantidad para endulzar lo mismo. En las últimas reecetas que ha realizado una de nuestras chefs pasteleras, Adriana Gutiérrez, incluso ha utilizado 1 sólo gramo de Sucralín donde antes usaba 10 de azúcar… y sigue siendo dulce y con ese sabor al azúcar de toda la vida.

Y un último argumente incontestable es que Sucralín se creó para ser consumido por todas las personas, no solamente las personas con diabetes, sino por los intolerantes a la lactosa, al gluten y para los que se cuidan con una dieta saludable baja en calorías. El páncreas agradece un producto como es Sucralín, pero también el hígado, porque al no contener fenilananina (el aspartamo, es una fuente de fenilalanina). Para ser más precisos, la fenilalanina en dosis excesivas (muy alejadas, como hemos dicho, del consumo medio) puede resultar tóxica y provocar problemas en el desarrollo. Por ello, en pacientes con fenilcetonuria el aspartamo está estrictamente prohibido. La fenilcetonuria es una enfermedad genética que afecta al hígado y que impide la metabolización de la fenilalanina. Otro argumento, el de la salud, para comprobar que Sucralín es el mejor sustituto del azúcar que hay en el mercado.

Cuando hablamos con nuestros clientes y sus motivos para seguir eligiendo Sucralín, su respuesta más común es que no hay nada igual en el mercado, por calidad y sabor, por ahorro (como se consume poco, dura más) y por salud.

Con ello, sólo podemos decir que seguimos ilusionados como el primer día porque algún día seamos la elección de la mayoría de los consumidores.

Vamos por buen camino…

ARTICULOS

RELACIONADOS

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.